Querencia: El tiempo se ha detenido

30 diciembre 2005

El tiempo se ha detenido







De palabras se me cuaja el corazón cuando te veo,
y en él se quedan todas,
que a la garganta no llegan
y tornan mi voz suspiro.

El tiempo se ha detenido. Nada existe sino el mar, el viento y yo, parado en una playa, mirando como las olas me traen rumores de aquel que he sido, y soy, en ese otro tiempo ya pasado, o, acaso por llegar, en que a esa misma playa arribaron gentes de la otra orilla del mar, alguno de los cuales quizás, fui yo, o soy, o seré.
Mientras, el viento, siempre el mismo, me acaricia y me susurra todos mis nombres, y, recordándolos, los hago míos, como ha sido desde siempre.
La espuma de las olas adorna de perlas los dedos de mis pies que, así regalados, se van hundiendo en la arena hasta que tu boca grita mi nombre, el mío, el de aquel que soy, y volviéndome te descubro, mujer.
Tú, solamente tú, desde siempre.

1 Comments:

Blogger Enigmática said...

De palabras fui hecha, con palabras el viento arrebató al mundo mi voz, y poblé la tierra con el silencio, entonces apareciste tú y el mundo volvió a ser bullicio, mar, ola, tempestad, y me descubrí hembra, mujer de espuma, playa adormecida en ti, caracola de tus labios, mientras de mi boca las letras de tu nombre se esparcían en el viento y no era mi voz la que escuchabas, era la voz de otra gaviota...

2:41 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home